Mi abuela Juana

Los bolsos de Juana, fue uno de las primeras obras de arte de Pintando Lunas,  nacieron de mi abuela, inspirado en un bolso de principio de siglo que me dejó como legado, y para mí fue una forma de homenajear su espíritu emprendedor y su presencia en mi vida. El bolso original era un complemento atemporal, vintage, único y muy especial, y por ello pensamos que su fuerza dirigiría el faro de Pintando Lunas, con aquella primera edición limitada, un recuerdo de mi vida con aquella gran mujer. Una mujer con una fuerza y una voluntad únicas.

Pensé que eso sólo lo vería en mi abuela, pero ahora lo veo en mis padres con mis hijos, esa pasión, esa fuerza y esas ganas de desvivirse por sus nietos. 

Ellos nos apoyan de forma incondicional. Y sin ellos nuestro día a día no sería posible.

Creo en la figura esencial de los abuelos, es una figura a poner en valor ya que no son secundarios (al menos no en mi vida), ha llegado el momento de reivindicar su papel como abuelos. Se merecen todo nuestro cariño, todo nuestro respeto y todo lo que podamos ofrecerles porque ellos son nuestros faros en la vida.

Siempre ahí, siempre con una sonrisa, siempre mostrándonos las “trampas de la vida” y enseñándonos, sólo hay que escucharles, dedicarles nuestro tiempo y mostrarles lo importantes que son para nosotros, porque lo son. Nos han dado toda su vida, y se merecen nuestra dedicación y nuestro cariño.

Sí, a veces repiten las cosas;

sí, a veces nos recuerdan que nos cuidemos y que paremos un poco,

si, muchas cosas nos pueden poner nerviosos…pero la realidad es que todo eso lo dicen desde su experiencia y su cariño, y eso tiene un valor increíble.

Hoy, desde Pintando Lunas, queremos daos las gracias a todos los abuelos y abuelas, a vuestro tiempo, vuestro cariño y vuestra dedicación. Y lo más importante, por estar siempre a nuestro lado, el de los nietos y el de los hijos…sois nuestro faro, nuestro ejemplo y os queremos con todo nuestro corazón.

¡Feliz día de los abuelos y las abuelas! Porque gracias a vosotros nosotros somos quienes somos y estamos donde estamos. Que sigáis a nuestro lado por mucho mucho tiempo, ¡sois esenciales en nuestra vida!

Mi padre es especial.

Hace años existía una vocación única por la familia y el tiempo que pasabas con ella. La familia era el motor que impulsaba cada paso…que daba sentido a nuestro día a día. Y había una clara vocación a crearla y cuidarla.

De ahí pasamos a una época de individualismo, de pasar a pensar en los demás a pensar en uno mismo. No sin motivo…ciertamente, pero si de forma muy radical, priorizando al individuo frente al grupo, primando el egoísmo y olvidándonos de crear comunidad con sentido.

Con motivo del dia del padre queriamos hacer una reflexion que vaya mas alla de los estereotipos de ese dia. Para nosotras el dia del padre, es mucho más que ser padre, y por ello es indispensable no solo hablar de hijos sino de familia.

La paternidad es un hecho, pero ejercerla desde el seno familiar es cuando cobra su maximo esplendor. Y es algo que hay que potenciar, que el padre es un pilar único en una familia y que gracias a ellos las familias son más sólidas y felices. Yo creo que esa sensacion en tu infancia te aporta mas quietud y serenidad, y para mi, mi padre es muy especial, porque su solidez me ha aportado mucho en mi dia a dia. Gracias papa, por cada minuto de tu tiempo, por tus palabras y tus silencios, y por demostrarme día a día la importancia de la familia.

Gracias a todos los padres por vuestro tiempo, vuestra entrega y dedicación. Porque lo mejor que nos podéis enseñar es con vuestro ejemplo. Os queremos! Feliz día del padre!

Ideas para San Valentín

Buenas luner@s, hoy queremos ayudaos con ideas para San Valentín. Sabemos que hay mucho amor entre vosotros, así que os damos alguna idea para que os resulte más fácil:

Para un regalo original y que no olvidará tenemos los carteles artesanales LED, creará un espacio único en vuestro hogar y os aseguramos que no habrá otro igual. Diseñados y creados por Mentxu Castelló http://goo.gl/qyuxfY

Para los que queráis regalarle a vuestra chica un anillo o un pendiente dulce, dulce…os recomendamos nuestra colección caramelo de DeBussy, son piezas que la enamorarán aún más, sencillas y elegantes http://goo.gl/bAEWga

Y para los que seais cocinitas y queráis un trozo de naturaleza en casa, nuestros huertos urbanos de Chema Alvarez os permitirán tener esencias naturales en vuestra cocina. Cuando cocinéis con ellas no querréis dejar de disfrutar de la naturaleza en casa http://goo.gl/U9NdCa

Seguiremos dandoos ideas originales y únicas!! Que seáis felices luner@s!

Me queda mucho por descubrir…

Hoy un post por la libertad de elegir y descubrir. Es luna llena y sencillamente, hay momentos en la vida en los que te das cuenta que aún te quedan mucho por descubrir…muchos lugares que visitar, muchas personas que conocer y que tienes ganas de hacerlo posible.

Nos pasamos la vida corriendo de un sitio para otro, intercambiamos palabras con nuestros compañeros de trabajo, con nuestra familia y amigos, pero de forma muy liviana porque nos falta tiempo. Siempre falta tiempo, hay tanto por hacer que es abrumador el disponer días de 24 horas y sentir cansancio…hay días en los que parece que falta el aire y que ansias descubrir lo que este mundo loco nos puede ofrecer.

Hoy siento sed por descubrir, una sensación de libre inconformismo en la que te sumerges…en la que te das cuenta de que el día a día repetido de la misma forma…te aburre, y que tienes una necesidad imperiosa de salir a descubrir nuevas oportunidades. Y es sólo por la sensación de aprender y ser más complet@ en tu interior por las experiencias vividas. Somos la suma de nuestras vivencias, de nuestras experiencias, y hay días en los que siento la sensación de que aún me queda mucho por descubrir…y que quiero descubrirlo.

Luner@s, ¿no os pasa a veces? Luego volvemos a la realidad y seguimos caminando y disfrutando del día a día, pero si quieres contarnos o descubrirlas con nosotr@s…coge nuestra mano y caminemos, ¿te atreves?.

 

 

¿Consumes o disfrutas?

Esta mañana, con un café en la mano, sin reloj he estado mirando a través de la ventana. Momentos que ahora recordamos como únicos por pararlo todo y simplemente mirar, sin correr, sin móvil, sin prisas…disfrutar de mirar y de descubrir, saboreando un buen desayuno.

Cada semana, cada día “consumimos”, gastando nuestro tiempo en tareas interminables que condicionan nuestro día a día, y que nos agotan. Pero somos dueños de una ínfima parte de nuestras vidas, momento en el que elegimos, momentos en los que decidimos si seguir consumiendo tiempo [frente al ordenador, al móvil, a quehaceres impuestos, a la televisión,…] o disfrutarlo [con un momento de relax en familia, un paseo sin prisa con quién quieres, o simplemente mirar a nuestro alrededor, sin ningún tipo de dispositivo electrónico]. Parecen cosas sencillas pero requieren de la necesidad de disfrutar a quienes nos rodean como parte esencial de nuestras vidas, porque realmente el resto son meras distracciones que no nos aportan nada en nuestra vida.

Nosotros ya estamos viviendo esos instantes de pérdida de conexión con la realidad, pero nuestros hijos serán la generación de los hiperconectados, y hay que enseñarles a mirar, a disfrutar de pequeños momentos, y a sentir que la vida es más que ir corriendo de un sitio a otro. Y la única manera de que lo aprendan es con el ejemplo, enseñándoles que es necesario parar, desconectar el móvil y disfrutar de los pequeños momentos que la vida nos ofrece.

Con lo que muchas veces las cosas más bellas de la vida son cosas sencillas que nos hacen darnos cuenta de que la vida es hermosa y que gracias a esos pequeños detalles todo cobra más sentido para nosotros. El arte es fruto de la observación y de dejar fluir nuestra mente, con lo que tanto espiritualmente como creativamente son momentos que todos los seres humanos necesitamos para dejar que nuestra mente y nuestra alma fluyan.

Desde Pintando Lunas apostamos por mirar, descubrir y saborear. Y vosotr@s luner@s…¿consumís o disfrutáis?. Feliz día!

Un lugar en el tiempo

Esta noche va una de sueños y anhelos vitales.

Existe un lugar en el tiempo en el que amanece un amor puro y sincero que no apela al tiempo…a los inconvenientes o al mundo que nos rodea.

Ese amor existe, hechiza, envuelve y tiene una magia que traspasa el tiempo y las fronteras. Y lo cierto es que, con independencia de descubrir el amor, de mantenerlo o de recuperarlo…todos ansiamos un amor incondicional…un amor que perdure más allá del tiempo y de los inconvenientes. Simplemente alguien que nos quiera y que desee estar con nosotr@s más allá de cualquier “tormenta” o “complicación”.

Es algo que nos hace palpitar con más fuerza, que nos hace soñar con imposibles pero que realmente es algo tan preciado que cuando lo has vivido quieres que no se vaya de tu lado nunca. El tiempo va marcando su cadencia…en ocasiones potencia ese amor en otras lo ensombrece…pero la realidad es que, cuando ha existido, sólo es necesario mirar y redescubrir, porque con el tiempo nos olvidamos de mirar con los mismos ojos y la misma magia.

Así que no hay lugar en el tiempo en el que el amor se pueda esconder…hoy os invitamos a que os paréis a pensar esa película que os trasladó a esa sensación…aquella que os pone la “piel de gallina”, porque es esencial recordar aquello que nos hace palpitar con más fuerza y desear ser mejores personas.

Seguid buscando, soñando y creyendo que todo es posible. Porque los sueños se hacen realidad, sólo hay que luchar por ellos y manteneos constantes día a día.

Os invitamos a que nos digáis cual es vuestra película más romántica, la nuestra es Mouling Rouge. Que seáis felices luner@s!!

Foto: Sicilia

La Renuncia


Probablemente es una palabra que todos tememos y todos hacemos, renunciar. Y ¿a qué se renuncia? Pues a lo largo de la vida…a muchas cosas…siempre renunciamos o elegimos, depende de cómo queramos enfocarlo.

Cada uno elige cada paso que va dando en la vida, considera que son decisiones que le llevan a su…”destino”, a un momento único y especial. Y la realidad es que hay algo que cambia…toda la vida eliges, eliges tu carrera, tu trabajo, tu marido, tu mujer, tus amig@s…siempre eliges…pero a la vez renuncias, porque cada decisión indica otros caminos que no elegiste.

Una mujer se pasa la vida eligiendo y sobretodo, renunciando. Porque si decides trabajar y tener familia, has de renunciar, no al todo…pero sí a la parte. Hacemos diariamente “encaje de bolillo” para terminar el día con casi todo terminado…no digo que no haya hombres que no encajen en el perfil de padre trabajador, pero realmente el mayor “esfuerzo” en la mayoría de las ocasiones es para nosotras. Si trabajamos mucho…renunciamos al equilibrio familiar, si estamos mucho en casa…renunciamos al desarrollo profesional, y si estamos en todo…renunciamos a nosotras. Esa es la sensación que muchas de nosotras tenemos y que causa un efecto de eterna “culpabilidad”…

No quiere decir que podamos conseguir ese equilibrio…pero en algún punto…en algún momento…las mujeres perdimos el pulso de la “independencia”…esto no es feminismo…es realidad. Porque hables con la mujer con familia y trabajo, que hables…la historia es lo misma y se centra en cansancio, el “no llego a todo” y el “necesito 5 minutos para mí”….pero siguen existiendo exigencias por todos lados para que, además,…lo hagas “todo” con una sonrisa en los labios, diciendo que todo es perfecto y que queremos…más!.

A los hombres que leáis esto…quizá os haga descubrir que al lado tenéis una luchadora que apuesta por terminar el día de forma digna y habiendo hecho todo lo que está en su mano para hacer las cosas medianamente bien; o quizá penséis que esto es un reclamo feminista que se olvida de los hombres…esto ciertamente no es así…creo que hay hombres, los menos, que también podrían reivindicar lo mismo…y con esto tampoco estoy de acuerdo. Si hay dos partes…¿por qué no ayudarnos mutuamente para que la “renuncia” o las “decisiones” sean más llevaderas? o si veis ese perfil cerca, al menos no seamos tan cínicos de seguir “exigiendo” más para que sean “perfect@s”.

Hoy mi post va para los que “lo dan todo” para que acabe el día con cierta dignidad e intentando hacer las cosas lo mejor posible, renunciando…la mayor parte de las veces a su tiempo…el tiempo que todos ansiamos para una ducha relajada, para una copa de vino en buena compañía o para, simplemente, leer una revista. Porque todos nos merecemos unos minutos para nosotros…y que no sea todo una constante…renuncia.

Aunque…si os soy sincera como madre, mujer trabajadora y esposa…no renunciaría a la satisfacción de un abrazo, un beso o un “te echaba de menos”…eso no tiene precio para mí.

Feliz noche luner@s! Renunciar a lo superficial y disfrutar de lo que “realmente importa”. 😉

Fotografía: Mentxu Castelló

Pensamiento en voz alta: Rosalía Rosique

Algo está sucediendo

Es una sensación extraña pero real a la vez, la sensación de que algo está sucediendo. Y no sé el motivo o la causa de que sea así…

Vamos corriendo de un lado a otro…con mil obligaciones a nuestras espaldas y pensando que nunca son suficientes las 24 horas al día. Hasta que de pronto algo sucede y nos para en seco, queramos o no, y nos hace pensar directa o indirectamente en que las prioridades en nuestra vida están algo confusas…

Queda menos de un mes para el día del “Cáncer de mama”…y cada vez estamos más sensibilizados con este cáncer o cualquier otra versión de esta enfermedad por una cuestión muy obvia, todos tenemos más o menos cerca a alguien “tocado” por esta dura enfermedad

Recuerdo cuando salió la película Philadelphia (1993) que impactó a todo aquel que la viera, como una radiografía de lo que sucedía con una enfermedad tan cruel como el Sida, pero en aquella época todos lo veíamos como algo lejano que no podría llamar a nuestra puerta, al menos, si se era prudente. Hoy en día la palabra “Cáncer” provoca una reacción espeluznante, porque ya sabemos que puede tocarnos en cualquier momento, o peor, a los que más queremos, y que no puedes prevenirla o ser precavido porque es cuestión de azar o de alguna “causa” aún desconocida para la Ciencia.

No voy a entrar en más detalles, pero hoy sí que quiero recordar a tod@s l@s que han demostrado su capacidad de lucha y su espíritu de superación, con una sonrisa dulce o una mirada firme, e inevitablemente, a todo aquel que está a su alrededor, familia y amig@s porque esa lucha no es individual, cuando se acerca a un@ afecta a much@s. Porque luchar contra ese Goliat no es fácil, pero seguir haciéndolo en todo momento convierte esa lucha en ejemplos que nunca debemos olvidar.

Este post va dedicado a los que están, los que ya no están o los que estarán frente a ese Goliat al que hay que plantarle cara y, al menos, no dejarle vencer sin pelear. Porque esta lucha es lo que demuestra que “algo está sucediendo” pero que hay que luchar hasta el final por nosotros y los que nos rodean, aunque sólo sea por demostrar que somos capaces de luchar contra aquello que queremos intentar cambiar.

Por tod@s l@ luchador@s y sus familias, por demostrar que siempre hay un motivo por el que luchar en momentos tan difíciles.

Carpe Diem!

Un detalle, una vida

Una noche visualizas el futuro y te deja pensando…

Funcionamos como máquinas la mayor parte de los días, dejando de lado lo importante porque estamos muy ocupados. Y lo real es que aunque sea cinco minutos al día tenemos que parar y descubrir qué es lo realmente importante.

Quizá me repita con esos “pequeños detalles”, pero es que creo que nuestra vida no se compone de grandes hazañas [como que un príncipe venga en su caballo a rescatarnos…si queremos ;)], sino de pequeños momentos que van marcando el sentido de nuestra vida. Hoy os voy a contar un secreto, para mí un momento único son los minutos que dedico diariamente a mis hijos antes de acostarlos para contarnos nuestro día, sólo eso unos minutos en los que ambas partes nos contamos lo mejor y lo peor del día, nos escuchamos y nos ayudamos a superar lo que no ha sido tan bueno. Eso junto con un buen abrazo y un beso hace que terminar el día sea un lujo que hay que saborear día a día.

Eso se puede extrapolar a la pareja, a los amigos, y a cualquiera que convierta nuestra vida en un lugar maravilloso por el que vale la pena luchar. Todos tenemos a ese alguien que nos permite olvidarnos del reloj, de las obligaciones, y esos minutos diarios permiten que seamos capaces de seguir avanzando.

Yo creo que esos momentos son los que hacen especial nuestro día a día. Y que independientemente de cual sea nuestro futuro, nuestro presente y lo que hacemos día a día, es lo que marcara la diferencia de ese mañana que a veces asusta.

Bueno luner@s es el momento de mirar, descubrir y disfrutar. Así que olvidaos del futuro, porque aun esta por llegar y no sabemos cómo será, y disfrutar el presente. Que si no sé si se puede cambiar, al menos podemos vivir intensamente cada minuto de nuestro tiempo libre, aunque sean 5 minutos al día…y si es mas…mucho mejor!!! 😉

Que seáis felices luner@s!!

 

¿Ser? ¿O no ser?

La vida es un ciclo que se repite una y otra vez.

Aparecemos, crecemos, vivimos y desaparecemos. Y se repite queramos o no. Y cada vez que se repite…en cualquiera de sus ámbitos hay un momento en el que nos paramos y nos da por pensar.

Ser o no ser…esa es la cuestión! La rueda gira y la pregunta es si queremos ser o no ser, si queremos vivir o subsistir, si queremos amar o esperar a mañana…Son elecciones que cada uno, de forma individual, ha de hacer y que eso nos convierte en las personas que somos.

Al final todos tenemos nuestros núcleos vitales, la familia y amigos, ellos son los que se merecen lo mejor de nosotros, la mejor versión del luner@ que llevamos en nuestro interior, y eso es lo que al final nos quedará. Muchos pasarán por nuestra vida, compañeros de trabajo, conocidos, “amigos” temporales, y desconocidos de ascensor…y aunque siempre queremos quedar “bien” con todos, la realidad es que son las personas de nuestro núcleo vital las que tenemos que sentir y descubrir día a día.

Lo que no quita para ser la mejor versión de nosotros mismos en cada momento de nuestra vida, porque al final esa será la esencia que quedará. Hoy creo que a veces con una sonrisa, un gracias, un perdón o un abrazo decimos mucho más que con palabras, no siempre hay que decirlo pero si demostrarlo.

Hoy, por un día, deberíamos pararnos a pensar si “somos la mejor versión de nosotros mismos” y que si cuesta lo mismo hacerlo bien que mal, ¿por qué no lo hacemos bien?

Os dejo con esa pregunta luner@s…que seáis felices!